jueves, 14 de febrero de 2013

POR QUÉ LO LLAMAS AMOR CUANDO ES CENAR FUERA Y HACER REGALOS?

En esta fecha tan señalada en todos los calendarios como es el 14 de febrero, Día de los Enamorados, San Valentin, ese santo al que tanta gente confunde con Cupido, me gustaría reflexionar sobre diversas cuestiones del AMOR.

Si nos vamos a los orígenes, el AMOR se basa en la química. En esta entrevista de Eduard Punset dicen cosas como que el impulso sexual que siente el ser humano hace que segregue ciertas sustancias en su cerebro, especialmente dopamina, y eso le lleva a buscar parejas sexuales, que con la evolución se ha transformado en la búsqueda de la media naranja

Antropológicamente, el hombre busca tener toda la descendencia posible para perpetuar la especie (excusa para ser promiscuo), observando a las mujeres que parecen más fértiles (el hombre se excita más mediante imágenes visuales) entra en un estado de tensión, sudoración, aceleración del ritmo cardíaco, etc, provocados por esas sustancias químicas y que le hacen sentirse atraído por esas mujeres. Por su lado, la mujer busca alguien que le ayude a proteger a su descendencia (excusa para ser posesivas), recordando qué hombres se han mostrado fuertes, leales e interesados por ella (la mujer se excita más por el recuerdo y la imaginación), entrando en el mismo estado de enamoramiento.

Esta explicación nos proporciona la base, pero en los tiempos modernos hay mucho que añadir: personas que no desean tener descendencia, relaciones homosexuales, diferentes tipos de AMOR,... Sternberg creó una teoría sencilla pero muy explicativa definiendo 7 tipos de AMOR en función de 3 variables: pasión, confianza y compromiso. El AMOR ideal (o consumado) solo lo alcanzan unas pocas personas.


Pero tampoco resulta imprescindible alcanzarlo. No somos medias naranjas en busca de alguien que nos haga sentir completas, somos naranjas enteras, peras y manzanas, autosuficientes y con capacidad para sobrevivir y ser felices en soledad. Personalmente, creo que encontrar y disfrutar el AMOR es bonito, incluso maravilloso, pero no creo que una persona necesite estar enamorada para sentirse realizada y feliz.


Gran parte de la culpa de esta idea tan extendida, la tienen la globalización, el capitalismo y los centros comerciales. El Día de los Enamorados es un invento más para vender. Las personas enamoradas deberían amarse todos los días y no necesitar una fecha señalada para hacerse regalos y salir a cenar fuera. Si quieres a alguien, díselo a menudo, regala y sorprende de vez en cuando, y sal a cenar fuera cuando tengas dinero para hacerlo. Si miramos el calendario, observamos que hay días para todo, pero no podemos relegar un sentimiento tan fuerte a un solo día.

Así que pensad, si estáis enamorad@s, a qué os motiva esa persona? Seguid vuestro instinto todos los días, no solo el 14 de febrero.

PD: No olvidéis los consejos de Moderna de Pueblo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Estás motivad@ para hacer un comentario? Aquí puedes dejarlo. Cuida tu lenguaje y respeta a tod@s l@s usuari@s.
Gracias